Ranakpur, el templo de las 1000 columnas

Una de nuestras primeras sorpresas en India se nos presentó a unos 90 kilómetros de Udaipur, en forma de un mágico laberinto de labradas columnas que sostienen el templo jainí de Ranakpur.

Interior de Ranakpur

Interior de Ranakpur

Columnas de Ranakpur

Columnas de Ranakpur

No teníamos previsto llegar hasta aquí, pero en el último momento, apurando el primer café de la mañana nos decidimos a ir a visitar este monumento de mármol esculpido que corta la respiración.

El templo está compuesto por 29 salas y un bosque de 1.444 columnas labradas con motivos florales, deidades y laboriosas y enredadas formas en las que uno puede perderse durante horas sin dejar de maravillarse.

Entrada a Ranakpur

Entrada a Ranakpur

Para ir hasta Ranakpur, la forma más barata es utilizar el autobús público, que tarda 3 horas, pero resulta muy largo y si se viaja acompañado, resulta mucho más cómodo alquilar un taxi durante el día, y así también poder visitar Kumbhalgarh, aunque nosotros sólo fuimos hasta Ranakpur, ya que para poder realizar las dos visitas hay que partir de buena mañana y nosotros decidimos hacer la excursión a última hora.

El taxi de ida y vuelta a Ranakpur y el tiempo de espera allí cuesta unos 1.200 IRs (Unos 20 €), además si se consigue un buen conductor, también os podrá ir señalando y contando algunas curiosidades de la región.

Monetes en Ranakpur

Monetes en Ranakpur

La entrada al templo es gratuita, pero se pide un pago de 50 IRS por la cámara fotográfica. Es importante recordar que hay que descalzarse a la entrada del templo y que no se pueden fotografiar a los ídolos donde los indús van a rezar.

Be Sociable, Share!


Autor

Aún no estoy segura de si yo llevaré a la mochila o la mochila me llevará a mi.

3 Comentarios en “ Ranakpur, el templo de las 1000 columnas ”

  1. Dan ganas de convertirse en mono para poder disfrutar de todo eso ,
    muy pero que muy bonito ,disfrutarlo mucho .

  2. disfrutarlo mucho,es precioso .

  3. Madre mía vaya sitio, no sé cómo pudisteis pensaros el ir. Es un lugar increíble y sin duda lo acabaré pisando.