Chiloé entre iglesias y mitos

Siempre que preguntes a un chileno sobre Chiloé te dirá que es un sitio especial, lleno de paisajes verdes, buena comida, donde llueve mucho y cuyos habitantes de acento curioso te pueden contar numerosos cuentos y leyendas. Nada más llegar a la isla, quizá fue por el cielo plomizo o los campos verdes, pero pensamos en Galicia. Poco después, nos enteramos de que los navegantes españoles debieron pensar lo mismo, porque la bautizaron como Nueva Galicia.

Casas de madera en Ancud (Chiloé)

Casas de madera en Ancud (Chiloé)

Realmente existen muchos parecidos entre Chiloé y Galicia. Por las islas de este archipiélago chileno encuentras pueblos llenos de casitas de madera, puertos pesqueros y rica gastronomía como el curanto, marisco y carne cocida en una olla o cocinado de forma tradicional mediante piedras ardientes dentro de un agujero en la tierra (a Silvia no le entusiasmó).

Iglesia de Chonchi en Chiloé

Iglesia de Chonchi en Chiloé

Uno de los atractivos más famosos de Chiloé consiste en visitar las iglesias repartidas por las islas, muchas de las cuales son patrimonio de la humanidad, al estar construidas totalmente de madera y con una arquitectura muy singular. Normalmente están formadas por un pórtico de entrada coronado con un campanario y una nave interior dividida en tres partes separadas por pilares.

También nos sorprendió la gran mitología popular de esta región y que sospechamos tiene sus orígenes en los cuentos celtas europeos. Personajes como el Trauco, un feo enano deforme con muñones en lugar de pies que ataca a las mujeres solteras para desflorarlas; la Fiura, bruja repugnante que habita en los bosques, que acosa a los solteros y se deleita enloqueciendo a quien la rechaza; el Caleuche, un barco fantasma que enriquece a los comerciantes que han tenido contacto con los brujos que lo tripulan; o el Basilisco, ser mitad gallo mitad gusano que mata con sólo mirarlo y que succiona la vida hasta la muerte de los habitantes de la casa donde vive escondido.

Dos trasgos en Castro (Chiloé)

Dos trasgos en Castro (Chiloé)

En Chiloé encontramos una pequeña Galicia, llena de paisajes con encanto melancólico, acogedores pueblecitos llenos de casitas de madera, una cultura popular muy singular y una variada gastronomía, un cóctel difícil de olvidar.

Be Sociable, Share!


Autor

Si notas que tu vida pasa volando y la consideras una aburrida monotonía, pisa el freno. ¡Arriésgate! Cambia algo y verás como se anima el cotarro.

4 Comentarios en “ Chiloé entre iglesias y mitos ”

  1. Julio, soy la bibliotecaria, y estoy probando con el padre de Silvia si se cuelgan estos comentarios

  2. Hola Pilar,
    pues sí, sí que se publican los comentarios, pero si es la primera vez que comentas en el blog, tiene que ser moderado. Después, si comentas con el mismo email que utilizaste la primera vez, se publicarán automáticamente.

  3. Todo es muy lindo alla muy rico y hay mucha cultura en vez la gente de salir fuera del pais conoscan chiloe y todos sus alrededores las iglesias son maravillosas tanto por fuera que por dentro su gastronomia muy buena la gente muy atenta muy cariñosa y muy amable sus leyendas, sus playas claras y calmas en ancud y tibias aguas demasiado bello por lo menos yo quede facinada

  4. A nosotros también nos encantó Chiloé, es un sitio muy especial y muy recomendable de visitar.