Titicaca, el lago del Sol

Cuenta la leyenda que el pueblo Inca surgió del Lago Titicaca y es en la Isla del Sol donde confluyen muchas de las leyendas de creación de su imperio.

Playa en el norte de la Isla de Sol

Playa en el norte de la Isla de Sol

A 3.800 metros de altura, el Titicaca se considera el lago navegable más alto del mundo. Tiene algo de oceánico, azul, inmenso y sus olas mueren en las playas blancas de la Isla del Sol, haciendonos olvidar por momentos que estamos a muchos kilómetros de la costa más cercana.

Mecidos por el imperturbable y abrasador sol, nos embarcamos desde la Copacabana boliviana hacia la isla más grande del lago. Con la emoción de navegar el mítico lago, aún no nos imaginábamos lo lento que podía ir aquella embarcación. En un par de cálculos, llegamos a la conclusión de que si todos los pasajeros remábamos con nuestros propios brazos, habríamos llegado antes al destino. Pero no lo hicimos… así que arrastrados por el mortecino motor, que parecía tener menos potencia que el de un cepillo de dientes eléctrico, las horas se hacían aún más largas ante la sensación de estar siempre clavados en el mismo punto.

Ofrenda a la Pacha Mama

Ofrenda a la Pacha Mama

Y por fin, llegamos a nuestro destino, el norte de la Isla del Sol. El plan era visitar las ruinas y lugares mágicos incas a los que hacen alusión las leyendas de Manco Kapac y Mama Ocllo, considerados fundadores de la ciudad del Cuzco y padres de la civilización inca.

Inti, el dios Sol inca, brillaba fuerte
en el intenso cielo azul que cubría la bóveda sobre la isla y no nos daría tregua durante nuestro recorrido atravesando, literalmente, la isla, para llegar al sur, donde pasaríamos la noche.

Camino inca que cruza la isla de norte a sur

Camino inca que cruza la isla de norte a sur

La hemana Luna

Cerca de la Isla del Sol está la Isla de Luna, más pequeña y sin habitar. Aquí se dice estaba el Templo de las Vírgenes del Sol (Inti), algo así como las monjas de la época. Entre ellas se seleccionaba a las afortunadas que serían sacrificadas para honrar a los dioses (apu) yendose a reunir con ellos, y algunas mujeres de los Inca (dirigentes).

Compañeras en el camino

Compañeras en el camino

A la Isla de Luna es más difícil y más caro ir, así que nos quedamos con las ganas, contentos con verla al fondo, recortada sobre el azul Titicaca.

Y precisamente cuando Inti comenzaba a ceder su puesto a la luna, llegamos a nuestro lugar de descanso. Una bonita casa de piedra situada frente a la bahía, y poco antes de llegar al pueblo. Allí vimos teñirse de rojo las rocas de la isla y llegar la fría noche, con tantas estrellas, que parecía que se fueran a desplomar en cualquier momento sobre las ahora oscuras aguas del lago Titicaca.

Descanso al final del camino

Descanso al final del camino

Compártelo:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • email
  • LinkedIn
  • Meneame


Autor

Aún no estoy segura de si yo llevaré a la mochila o la mochila me llevará a mi.

3 Comentarios en “ Titicaca, el lago del Sol ”

  1. No soy tato ,pero Julio digo yo que como se arrime ese carnero de la foto mandara a tomar el fresco a la farola a la ofrenda de la mamá chicho esa,porque esta mirando y yo diria que es ati.besos.

  2. Hola chicos!!
    Qué hermoso ese lugar!!! Nos trae muy lindos recuerdos!!
    Y sí!! ya largamos la aventura!! esperamos poder visitarlos en algún momento!! Seguimos en contacto!
    Les mandamos un beso grande!!
    Aldana y Dino

  3. Aldana! Os seguimos por el blog, habéis empezado fuerte en Brasil, qué suerte poder viajar y conocer tantas cosas con gente del lugar. Disfrutad mucho!

Deja un comentario

Puedes usar XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>