Lluvia austral en Ushuaia

Uno no espera llegar al ‘fin del mundo’ para encontrarse en medio de una enorme ‘sala de espera’, eso sí, rodeada de bonitas montañas nevadas y con una brisa gélida que nos anuncia que ya estamos más cerca de la blanca Antártida.

Embarrancado en El Fin del Mundo

Embarrancado en El Fin del Mundo

Ushuaia es un lugar curioso, donde confluyen todos los caminos con dirección sur, población emigrada siempre de tierras más al norte, mochileros que simplemente quieren asomarse al continente antártico y aquellos que incluso pueden permitirse un pasaje de barco para pisar la gran reserva de agua dulce del planeta.

Lejos ya de aventureros y aguerridos exploradores, en Ushuaia se respira hoy en día un ambiente puramente turístico, donde todos los recuerdos tienen forma de pingüino, Internet y el gore tex campa a sus anchas y los precios no tienen nada que ver con el coste de la vida en Argentina.

Parque Nacional de Tierra de Fuego

Parque Nacional de Tierra de Fuego

Estando a apenas 12 horas del mal llamado ‘fin de mundo’, una minucia ya en el marco de nuestros trayectos en autobús, no queríamos irnos de Argentina sin acercarnos al Canal Beagle, así que como la gran mayoría de mochileros que llegan hasta estas latitudes, nos plantamos en Ushuaia por pura curiosidad y con pocos caudales a los que dar rienda suelta.

Y ésta es la principal razón por la que en Ushuaia nos sentimos en una gran sala de espera, donde la mayoría de viajeros dejaba pasar las horas y la lluvia en el exterior, restando tiempo a una futura partida, un vuelo al continente, un autobús nocturno y los más afortunados un barco para navegar la costa antártica.

Vegetación austral en el Parque Nacional

Vegetación austral en el Parque Nacional

Entre dos de sus atractivos, el Parque Nacional de Tierra de Fuego y navegar el Canal Beagle, nos decantamos por el primero. Esa mañana el sol se colaba entre las nubes, de manera que nos felicitamos por nuestra buena suerte antes de tiempo y nos subimos al autobús que pasa a recogerte por el hostal (por el mismo precio) y te lleva hasta el parque. El trayecto cuesta 50 pesos por persona (10€), a los que hay que añadir otros 50 pesos de entrada al parque.

Lejos del 'resto del mundo'

Lejos del 'resto del mundo'

El cielo se había ido cubriendo durante el trayecto, así que la inestabilidad del clima en estas latitudes y la ausencia de una época seca en el parque, hicieron el resto del trabajo y nos obsequiaron con un prolongado diluvio a lo largo de los 8 kilómetros que recorre la senda costanera. Por suerte, durante los primeros 20 minutos aún pudimos hacer alguna fotografía y disfrutar de las bonitas calas bañadas por el canal Beagle.

Montañas nevadas en el verano de Ushuaia

Montañas nevadas en el verano de Ushuaia

Con el vestuario impermeable ya rozando la permeabilidad, alcanzamos el final de la senda y uno de los minibuses de nuestra compañía que emprendía el camino de regreso hacia Ushuaia. Así que ya convertidos en un charco, subimos los escalones de dos en dos y dimos por terminada nuestra exploración de Tierra del Fuego ¡al menos no pillamos una pulmonía!

Datos útiles:

  • Transporte al Parque Nacional Tierra de Fuego: 50 pesos ARG.
  • Entrada al Parque Nacional Tierra de Fuego (tarifa extranjeros): 50 pesos ARG.
  • Navegar el Canal Beagle: Unos 180 pesos ARG. (Dependiendo del tiempo de navegación y visitas. Nosotros no lo hicimos.)
  • Ir a la Antártida. Hay billetes último minuto que pueden comprarse desde Ushuaia y cuestan unos 2.000-2.500 dólares. El viaje es básicamente navegación durante los 10-12 días que dura, con algunas escalas en la Antártida, donde dependiento de las condiciones climatológicas, se puede desembarcar y pisar suelo antártico.
Be Sociable, Share!


Autor

Aún no estoy segura de si yo llevaré a la mochila o la mochila me llevará a mi.

Comments are closed.