Neones y farolillos

La cara oscura de Hong Kong es también la más colorida y luminosa. Al anochecer, las luces de los rascacielos comienzan a encenderse y a perfilar las altas torres.

Es el momento del Symphony of Lights (Laser show), que cada día ilumina el skyline de Hong Kong a las 8 de la noche con una coreografía de música y luces.

Symphony of lights

Symphony of lights

Momento durante el espectáculo

Momento durante el espectáculo

La sinfonía comienza cuando el auditorio Samsung da el pistoletazo de salida y el Bank of China se une a la orquesta moviendo sus líneas rectas, para responder a las desafiantes descargas de luz de la torre II del IFC.

El espectáculo de luces y sonido es una de las mayores atracciones de Hong Kong, (además de la exención de impuestos), y con razón.

Aún deslumbrados por los colores de los neones, dejamos atrás la bahía de Hong Kong para acercarnos al vibrante Temple Market, donde uno puede comprarse un llavero solar con la marca de su coche, o disfrutar de una rica cena a base de pescado y marisco a buen precio.

Temple Market

Temple Market

Siguiendo la recomendación de Antonio, nos sentamos en el Aberdeen Seafood Restaurant en la esquina de Woosung St. con Nanking St. Una calle paralela a Temple St.

Cena al fresco en Temple Market

Cena al fresco en Temple Market

Las mesas de los restaurantes de Temple Market, con sus sillas de plástico y los rollos de papel de WC como servilletas, ocupan cualquier rincón libre que dejan los puestos del mercadillo. Es un excelente lugar para cenar y ver pasar a visitantes y autóctonos, rodeados de un batiburrillo de relojes, ropas, gafas, gadgets de imitación, entre todo tipo de cosas inútiles que uno pueda imaginarse, y otras muchas que escapan a la mente más fantasiosa.

Be Sociable, Share!


Autor

Aún no estoy segura de si yo llevaré a la mochila o la mochila me llevará a mi.

Un comentario en “ Neones y farolillos ”

  1. Que grande!!! Grandes recuerdos!! Muy chulo HK!!