De truchas y quinuas

Los píxeles no sólo viven de cervezas, y contra todo pronóstico, en Bolivia nos hemos dado unos cuantos festines por un precio igual de apetecible que los platos que nos iban sirviendo.

Es cierto que Bolivia no se caracteriza por una gastronomía muy variada y el pollo frito es el rey de la comida diaria, rápida y barata. Pero no hay que desanimarse, si se rebusca un poco, se pueden degustar otras especialidades sabrosas y más sanas que el pollo y sus inseparables papas fritas.

Os presentamos nuestras estrellas culinarias en Bolivia:

Trucha a la orilla del Titikaka

Trucha a la orilla del Titikaka


Trucha del lago Titikaka.

Son de piscifactoría, pero están riquísimas. Las probamos cocinadas de muchas maneras y en diferentes lugares, pero sin duda la mejor fue la que nos preparó una señora de los chiringuitos junto a la playa en Copacabana. Trucha a la diabla (picante) por 16 bolivianos.

Sopa de quinua.
La quinua es un cereal originario de los Andes. Y además de estar buenísimo, contiene un nivel de proteínas muy alto, por lo que era muy importante en la cultura inca. Por lo general, las sopas las suelen preparar con verduras. La mejor que probamos nosotros fue en un restaurante cerca del Mercado de Hechicería. Ummm.

Sopa de quinua

Sopa de quinua

Menú del día en La Paz y café alternativo
Nos lo recomendó una chica boliviana en el hostal y fue todo un descubrimiento. Por fin un menú no dirigido a turistas. Primero, segundo y postre, por 13 bolivianos (1,20€). Delicioso y con un servicio muy profesional y eficiente. Restaurante Tunupa (835 Av. Sucre)

Y para completar el almuerzo, nada como un buen café, no muy fácil de encontrar por estas latitudes, aunque parezca increíble. Y es que los grandes productores de café toman café soluble, así de triste es la economia del comercio injusto. Pero en la calle Jaen 722 saboreamos un café orgánico bastante rico en el Etnö, eso sí, nos costó más que el menú.

Café orgánico en el Etnö

Café orgánico en el Etnö

Con un toque más internacional, fondue en Sucre.
Ya os hablamos de nuestra noche de celebración en Sucre… Si os gusta la carne y os apetece cambiar un poco, daros una vuelta por La Vieja Bodega, en la calle Nicolás Ortiz.

Y como bonus, el gran descubrimiento de Julio. ¡Palomitas gigantes y dulces!

Palomitas gigantes dulces

Palomitas gigantes dulces

Las calles están repletas de puestos con enormes montones de maiz, trigo inflado y otros cereales que no llegamos a identificar. Estas blancas montañas son el pica pica favorito y da un poco de reparo comprar, porque te las venden en bolsas del tamaño de una almohada. Aunque… siempre pueden tener doble función en los largos viajes en autobús.

Be Sociable, Share!


Autor

Aún no estoy segura de si yo llevaré a la mochila o la mochila me llevará a mi.

Comments are closed.